aprovechar toallas viejas

Bata De Toalla. Stitch, Unicornio. Albornoz de algodón. El albornoz de toda la vida es una bata de algodón de color blanco. Dicen que no vemos la vida como es, sino como somos. Mi vida no se detiene o entorpece cuando llega mi menstruación y fuera de nadar, mis actividades siguen de forma habitual. La parte multiaventura tiene precios individuales y separados a los del parque acuático con actividades como escalada o paintball. En la zona exclusivamente acuática, el parque cuenta con un conjunto de nuevas atracciones únicas en Portugal que amplían significativamente la variedad de toboganes. Se trata en realidad de un enorme parque combina parque acuático, parque de aventura y zona de acampada. El protagonista (él mismo en realidad) usaba en los días más crudos del invierno un gabán bastante ramplón, que solía llamar la venganza catalana, porque era de esa tela que pesa mucho y abriga poco.

La especialidad de este abrigo -decía Mairena a sus alumnos- consiste en que, cuando alguna vez se le cepilla para quitarle el polvo, le sale más polvo del que se le quita, ya porque sea su paño naturalmente ávido de materias terrosas y las haya absorbido en demasía, ya porque estas se encuentren originariamente complicadas con el tejido. El ‘turismo farmacéutico’ gana cada vez más adeptos en las zonas limítrofes entre España y Portugal porque puede significar un ahorro económico para quienes viven o pasan sus vacaciones en Huelva, Badajoz, Cáceres, Salamanca, Zamora, Orense o Pontevedra. Stendhal escribe en 1839 su Diario de un turista, en el que apunta que «los catalanes quieren leyes justas, a excepción de la ley de aduana, que debe ser hecha a su medida. Quieren que cada español que necesite algodón pague cuatro francos la vara, en vez de pagar un franco la vara por paños ingleses». Del 1 al 18 de septiembre, de lunes a sábado el acceso para niños de hasta cuatro años es gratuito, los situados entre 4 y 11 años y los mayores de 65 pagan 7,50 euros mientras que los usuarios entre 12 y 64 años deben pagar 13,50 euros.

En agosto el acceso es gratis para niños de hasta cuatro años, toalla gimnasio 9,90 euros cuesta entrar a los situados entre 5 y 11 años y mayores de 65 años y 17,90 euros deben abonar aquellos con entre 12 y 64 años. El coste de las pruebas para detectar positivos no pasa de los 2,10 euros en el país vecino, que las vende no solo en las farmacias sino que también las ha autorizado en los supermercados. Una de las razones de semejante ‘peregrinación’ a Portugal por causa de los bajos precios hay que buscarla en que los supermercados portugueses, al recibir el permiso del Gobierno socialista para despachar estos ‘packs’ sanitarios, activan el mecanismo de la competencia con las farmacias y, sobre todo, se benefician de que tienen capacidad industrial para realizar adquisiciones de unos elevados pedidos, con lo cual después pueden vender el producto en función de unas atractivas ofertas. La causa es el precio más bajo de los tests de antígenos, las mascarillas y el gel antiséptico nada más cruzar la frontera. Quien vive cerca de la frontera lo tiene muy fácil para pasar un día de asueto en Castro Marim, Elvas o Vila Nova de Cerveira para después sumergirse en la atractiva gastronomía lusa y terminar haciendo acopio de tests de antígenos, mascarillas y gel antiséptico con tal de abarrotar la despensa sanitaria en casa.

E igual por lo que respecta al gel desinfectante, también con un 6% de IVA en territorio portugués. Daba igual que sus productos tuviesen poca calidad había que comprarlos sí o sí. En consecuencia, se cuentan por cientos las personas que pasan al otro lado, de igual modo que los ciudadanos lusos se han acostumbrado a un flujo constante para llenar el depósito de gasolina, unos 35 céntimos más barata en territorio español. Para colmo, las mascarillas también observan una tendencia a la baja en cuanto se cruza la frontera, pues un paquete de 20 se encuentra por 1,70 euros con facilidad y, si son sueltas, las unidades salen a 0,37 euros, en lugar de los 0, 96 céntimos fijados como precio oficial en España. En septiembre, toalla microfibra el precio de lunes a viernes es de 7 euros para usuarios de entre 4 y 11 años y mayores de 65 y de 13 euros para aquellos con entre 12 y 64 años. De hecho, se da la circunstancia de que los 25 establecimientos de Mercadona en la franja de Viana de Castelo a Coimbra los pone a disposición del público, mientras que esa misma cadena (como todas las demás) no está autorizada a ofrecerlo en sus estanterías en España, donde el precio de los mismos tests oscila de seis a 10 euros.